¿Se puede morir de tristeza?

Publicado en por LA BIBLIA

¿Se puede morir de tristeza? ES LAMENTABLE, pero a menudo cuando una persona mayor pierde a su cónyuge, sufre un colapso y muere en el transcurso de unos cuantos días o unas cuantas semanas, aunque aparentemente gozaba de buena salud. ¿Qué causa su muerte? “La tristeza”, dicen sus amistades. Esta respuesta quizá sea más que una frase hecha. Los investigadores han dicho, desde hace tiempo, que el estrés que no encuentra alivio inunda el corazón de sustancias químicas que pueden provocar arritmia y espasmos. Sin embargo, la génesis cerebral de este proceso sigue siendo un misterio. Stephen M. Oppenheimer, neurólogo de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore (Maryland, E.U.A.), cree haber identificado la región cerebral que vincula al corazón con las emociones. La corteza insular es una parte pequeña del cerebro donde se conectan el sistema nervioso autónomo, que controla funciones como la respiración y el ritmo cardíaco, y el sistema límbico, que tiene que ver con las emociones, como la ira, el temor y el placer. El doctor Oppenheimer descubrió que la estimulación de la corteza insular de las ratas, producía en el músculo cardíaco daños similares a los que se observan en los seres humanos que padecen fibrilaciones cardíacas repentinas. También se ha demostrado que la estimulación de la corteza insular en seres humanos provoca irregularidades en el ritmo cardíaco y en la presión sanguínea. Parece que estos descubrimientos indican que sí es posible morir de tristeza. En la opinión de algunos, la tristeza fue un factor importante en la muerte de Jesucristo, de quien se había profetizado: “El oprobio mismo ha quebrantado mi corazón, y la herida es incurable”. (Salmo 69:20.) ¿Deben entenderse literalmente estas palabras? Es posible, pues las horas que precedieron a la muerte de Jesús fueron de agonía, no solo en sentido físico, sino también emocional. (Mateo 27:46; Lucas 22:44; Hebreos 5:7.) Por otra parte, este quebranto de corazón puede explicar por qué salió “sangre y agua” de la herida de lanza que le infligieron a Jesús poco después de su muerte. El desgarramiento del corazón o la ruptura de un vaso sanguíneo grande pudo provocar un derrame de sangre en la cavidad torácica o en el pericardio, la membrana que contiene fluidos y recubre el corazón. En cualquiera de estos dos lugares, una punción podía hacer que manara lo que parecería “sangre y agua”. (Juan 19:34.) Sin lugar a dudas, hubo otros factores en la muerte relativamente rápida de Jesús, entre ellos la forma como fue fijado en el madero y el maltrato que recibió antes. Cuánto debemos agradecer que Jesús mantuviera su lealtad en circunstancias tan adversas. En virtud de ello, Dios, su Padre, lo ensalzó. (Filipenses 2:8-11.) Además, hizo posible que tuviésemos la perspectiva de vivir para siempre en una tierra paradisíaca. (Juan 17:3; Revelación [Apocalipsis] 21:3, 4.)
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post