“Tu palabra es una lámpara”

Publicado en por LA BIBLIA

 “Tu palabra es una lámpara” para mi pie, y una luz para mi  vereda” (Salmo 119:105)

Un salmista expresó lo siguiente en una oración a Dios: “Tu palabra es una lámpara para mi pie, y una luz para mi vereda” (Salmo 119:105). Las declaraciones y recordatorios de Dios se encuentran en la Biblia y nos ayudan a superar los obstáculos que puedan alzarse en nuestro camino. Cuando leemos la Biblia y nos dejamos guiar por ella, se cumplen en nosotros las palabras de Isaías 30:21: “Tus propios oídos oirán una palabra detrás de ti que diga: ‘Este es el camino. Anden en él’”. En efecto, nuestro amoroso Dios, Jehová, “cuya voluntad es que hombres de toda clase se salven y lleguen a un conocimiento exacto de la verdad”, ilumina claramente ‘el camino estrecho que conduce a la vida’ (1 Timoteo 2:4; Mateo 7:14) La aplicación de los preceptos bíblicos nos ayudará a no desviarnos del camino estrecho y así evitar meternos en los senderos de la oscuridad un profeta dijo:“BIEN sé yo, oh Jehová, que al hombre terrestre no le pertenece su camino. No pertenece al hombre que está andando siquiera dirigir su paso.” (Jeremías 10:23.) De ese modo indicó el profeta Jeremías que si los seres humanos no reciben ayuda, no pueden triunfar en la senda de la vida

Pero observemos que Salmo 119:105 señala que la Palabra de Dios cumple dos funciones relacionadas. En primer lugar, es una lámpara para nuestro pie. Si al enfrentarnos a los problemas del día a día dejamos que los principios bíblicos guíen nuestros pasos, tomaremos decisiones prudentes y evitaremos las trampas y los peligros de este mundo. En segundo lugar, los recordatorios de Dios alumbran nuestra vereda; nos ayudan a elegir opciones que estén en armonía con nuestra esperanza. Estando bien iluminada la vereda que se extiende ante nosotros, podemos discernir si las consecuencias de cierto proceder serán buenas o malas (Romanos 14:21; 1 Timoteo 6:9; Revelación [Apocalipsis] 22:12). Veamos con más detenimiento la forma en que los dichos de Dios, que se hallan en la Biblia, son una lámpara para nuestro pie y una luz para nuestra vereda.

“Una lámpara para mi pie”

 Todos los días tomamos decisiones. Algunas son de poca importancia, al menos a simple vista, pero a veces nos enfrentamos a situaciones que ponen a prueba nuestra pureza moral, honradez y neutralidad. A fin de superarlas con éxito, debemos tener las “facultades perceptivas entrenadas para distinguir tanto lo correcto como lo incorrecto” (Hebreos 5:14). Al adquirir conocimiento exacto de la Palabra de Dios y aumentar nuestro entendimiento de sus principios, educamos nuestra conciencia para tomar decisiones que agraden a Jehová (Proverbios 3:21).

Pensemos en un ejemplo. ¿Es usted una persona adulta que procura sinceramente regocijar el corazón de Dios? (Proverbios 27:11 Repasemos algunos principios bíblicos. El primero que quizás se nos ocurra es el que se halla en 1 Corintios 15:33: “Las malas compañías echan a perder los hábitos útiles”. ¿Nos obliga este principio a evitar por completo a quienes no son cristianos verdaderos? La respuesta que da la Biblia es que no. Al fin y al cabo, el propio apóstol Pablo demostró amor “a gente de toda clase”, incluidos los no creyentes (1 Corintios 9:22). La naturaleza misma del cristianismo exige que nos interesemos por las demás personas, entre ellas las que no comparten nuestras creencias (Romanos 10:13-15). Ellos deben ver nuestra luz , según Mateo 5,es obvio que debemos ayudar a que vean esta luz, Luz que trasmitio Nuestro Señor JESUS, para la Gloria del Padre Celestial

 

 ALUMBRADO DE LA CASA: El pueblo de Israel en Canaán usaba una lámpara que consistía en una vasija de tierra para contener el aceite y un pico estrecho para sostener la mecha. En el quinto siglo antes de Cristo usaban unas  lámparas griegas de vidrio negro, para el tercer siglo A.C. la vieja lámpara tipo platillo casi había desaparecido, pero en el siglo segundo A.C. se vuelve a usar. La lámpara de pie era de uso común, se ponían en lugares como un saliente de piedra en la pared. En el tiempo de Cristo estas lámparas eran ya de uso general. La referencia al pabilo que humea (Is. 42:3).La mecha se hacía de hebras torcidas de lino poniendo después el aceite de oliva en el depósito de la lámpara, cuando el aceite estaba por terminarse, producía un humo molesto. A esto se refiere el profeta Isaías. COMENTARIO DE LA DRACMA PERDIDA. (LUC. 15).

El significado de la luz en una casa Palestina. La lámpara se considera un lujo necesario, el dormir sin luz es considerado entre ellos como signo de extrema pobreza. En la Biblia son sinónimos los términos lámpara, luz, y vida. El desear que la luz de un hombre se apague sería desearle una maldición terrible. (Job.18:6). Pero el salmista se considera bendito del Señor. (Sal.18:28) y en (Mt. 5:16) se refieren al apreciar de una sencilla luz en la oscuridad  por lo que Jesús dijo.

 

Comentar este post