QUE APRENDEMOS DE LA SEMILLA DE LA MOSTAZA?

Publicado en por LA BIBLIA

El “grano de mostaza” negra es sorprendentemente minúsculo. En tiempos de Jesús era la más pequeña de las semillas utilizadas comúnmente en Israel. (Marcos 4:31.) Tiene un diámetro de un milímetro, lo que justifica que el Talmud la emplee como la unidad de medida más pequeña. (Berajot 31a.)

El marcado contraste entre la menuda simiente de la mostaza y la planta crecida, añadió sentido a la explicación que dio Cristo del crecimiento de un “reino de los cielos” que llegaría a albergar a las aves de los cielos. (Mateo 13:31, 32; Lucas 13:19.) Cristo también destacó con una estimulante parábola a dónde puede llegarse con un poco de fe; dijo: “En verdad les digo: Si tienen fe del tamaño de un grano de mostaza, [...] nada les será imposible”. (Mateo 17:20; Lucas 17:6.)

Algunos han concluido erróneamente que la Biblia es inexacta porque Jesucristo dijo que el “grano de mostaza” es “la más pequeña de todas las semillas”. (Marcos 4:30-32.) Es probable que Jesús se haya referido a la semilla de la planta de mostaza negra (Brassica nigra o Sinapis nigra), que mide solo de 1 a 1,6 milímetros (0,039 a 0,063 de pulgada) de diámetro. Aunque hay semillas más pequeñas, como las de la orquídea, las cuales parecen partículas de polvo, Jesús no estaba hablando a personas que cultivaran orquídeas. Aquellos judíos galileos sabían que de los diversos tipos de semillas que los agricultores locales sembraban, la semilla de mostaza era la más pequeña. Jesús estaba hablando del Reino, no estaba dando una lección sobre botánica.

Un Ejemplo de fe, que debemos pensar y es el Caso de Moises

Pensemos en la clase de vida que pudo haber tenido Moisés, hijo de Amram. Habiéndose criado en la corte del antiguo Egipto, tenía al alcance de la mano poder, riquezas e influencia. Podría haber razonado así: “He sido instruido en la aclamada sabiduría de Egipto, y soy poderoso en palabras y hechos. Si sigo formando parte de la familia real, podré utilizar mi posición para beneficiar a mis hermanos hebreos oprimidos” (Hechos 7:22). No obstante, eligió “ser maltratado con el pueblo de Dios”. ¿Por qué? ¿Qué lo movió a dar la espalda a todo cuanto ofrecía Egipto? La Biblia responde: “Por fe [Moisés] dejó a Egipto, pero sin temer la cólera del rey, porque continuó constante como si viera a Aquel que es invisible” (Hebreos 11:24-27). La fe que Moisés tenía en que Dios siempre recompensa a los que obran con justicia lo ayudó a resistir el pecado y la complacencia, así como el placer temporal que producen....buen ejemplo a imitar,

 

salmo 1,3 Será como un árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto a su tiempo y cuya hoja no cae. Todo lo que hace prosperará.

 

Comentar este post