Texto Libre

Sunday 20 december 7 20 /12 /Dic 05:25
mnlkpo.jpeg Nicodemo
“SI ALGUIEN quiere venir en pos de mí, repúdiese a sí mismo y tome su madero de tormento día tras día y sígame de continuo.” (Lucas 9:23.) Unos humildes pescadores y un despreciado recaudador de impuestos aceptaron inmediatamente tal invitación; lo abandonaron todo para seguir a Jesús (Mateo 4:18-22; Lucas 5:27, 28).
En la actualidad sigue escuchándose la llamada de Jesús, y son muchas las personas que han respondido a ella. No obstante, algunos de los que disfrutan de estudiar la Biblia  no se deciden a ‘repudiarse a sí mismos y tomar su madero de tormento’. Se resisten a aceptar la responsabilidad y el privilegio de ser discípulos de Cristo.
¿Por qué hay quienes se retraen de responder a la invitación de Jesús y dedicarse a Dios? Está claro que aquellos que no han sido educados en el concepto judeocristiano del monoteísmo tal vez precisen mucho más tiempo para comprender a plenitud la existencia de un Creador personal y todopoderoso. Sin embargo, incluso tras convencerse de que Dios es real, algunos siguen presentando excusas para no seguir los pasos de Jesús. . Otros, que pierden de vista la urgencia de los tiempos en que vivimos, se van en pos de la fama y las riquezas (Mateo 24:36-42; 1 Timoteo 6:9, 10). En cualquier caso, quienes siguen aplazando la decisión de convertirse en seguidores de Cristo pueden aprender una lección del relato de Nicodemo, un acaudalado gobernante judío contemporáneo de Jesús.
Tuvo ante sí grandes oportunidades
Tan solo seis meses después de haberse iniciado el ministerio de Jesús, Nicodemo reconoce que es un ‘maestro que ha venido de Dios’. Impresionado por los recientes milagros que Cristo ha realizado en Jerusalén durante la Pascua del año 30 E.C., Nicodemo lo visita de noche a fin de confesar que cree en él y aprender más de aquel maestro. Entonces, Jesús le comunica una verdad profunda: hay que ‘nacer de nuevo’ para entrar en el Reino de Dios. Además, le dice: “Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que ejerce fe en él no sea destruido, sino que tenga vida eterna” (Juan 3:1-16).
Nicodemo tiene ante sí una magnífica perspectiva: convertirse en colaborador íntimo de Jesús y ser testigo ocular de diversos sucesos de su vida en la Tierra. Al ser gobernante de los judíos y maestro de Israel, posee un amplio conocimiento de la Palabra de Dios. También evidencia un gran discernimiento, pues reconoce que Jesús es un maestro enviado por Dios. Además, le interesan los asuntos espirituales y hace gala de una humildad poco común, pues no es nada fácil que un miembro del más alto tribunal judío admita que el hijo de un simple carpintero es un hombre enviado por Dios. Tales cualidades son importantísimas para que alguien se haga discípulo de Jesús. 6574.jpeg
El interés que manifiesta Nicodemo en el hombre de Nazaret no parece decaer. Dos años y medio después, durante la fiesta de las Cabañas, asiste a una sesión del Sanedrín, pues en aquel entonces todavía es “uno de ellos”. Los sacerdotes principales y los fariseos despachan oficiales para detener a Jesús, pero estos regresan con el siguiente informe: “Jamás ha hablado otro hombre así”. Los fariseos comienzan a menospreciarlos: “Ustedes no se han dejado extraviar también, ¿verdad? Ni uno de los gobernantes o de los fariseos ha puesto fe en él, ¿verdad? Pero esta muchedumbre que no conoce la Ley son unos malditos”. Nicodemo no puede seguir callado, así que toma la palabra y dice: “Nuestra ley no juzga a un hombre a menos que primero haya oído de parte de él y llegado a saber lo que hace, ¿verdad?”. Con eso, se convierte en el centro de las críticas de los demás fariseos: “Tú no eres también de Galilea, ¿verdad? Escudriña, y ve que de Galilea no ha de ser levantado ningún profeta” (Juan 7:1, 10, 32, 45-52).
Unos seis meses más tarde, en la Pascua del año 33 E.C., Nicodemo contempla cuando bajan el cuerpo de Jesús del madero de tormento y, junto con José de Arimatea, otro miembro del Sanedrín, prepara el cuerpo para el entierro. A tal fin, lleva “un rollo de mirra y áloes” que pesa 100 libras romanas (33 kilogramos), lo que representa un considerable desembolso de dinero. También requiere valor de su parte exponerse a las consecuencias de que lo relacionen con “ese impostor”, como llamaban a Jesús los demás fariseos. Los dos preparan sin dilación el cuerpo y lo colocan en una tumba conmemorativa nueva que se halla cerca de allí. Sin embargo, ni siquiera en este momento dice el relato que Nicodemo sea discípulo de Cristo (Juan 19:38-42; Mateo 27:63; Marcos 15:43).
Por qué no actuó
Aunque el Evangelio de Juan no revela por qué Nicodemo no ‘tomó su madero de tormento’ y siguió a Jesús, contiene algunos datos que tal vez expliquen su indecisión.
En primer lugar, Juan señaló que este gobernante judío “vino a [Jesús] de noche” (Juan 3:2). Un escriturario propone la siguiente interpretación: “Nicodemo acudió de noche, no por temor, sino para que las multitudes no interrumpieran su entrevista con Jesús”. No obstante, Juan se refirió a Nicodemo como “el hombre que la primera vez vino a [Jesús] de noche” en el mismo contexto donde afirma que José de Arimatea era “discípulo de Jesús, pero secreto por su temor a los judíos” (Juan 19:38, 39). Por consiguiente, es probable que Nicodemo realizara su visita al amparo de la oscuridad por “temor a los judíos”, tal como a otras personas de la época les daba miedo tener algo que ver con Jesús (Juan 7:13).
¿Pospone usted la decisión de convertirse en discípulo de Cristo por lo que puedan decir sus parientes, amigos o compañeros de trabajo? “El temblar ante los hombres es lo que tiende un lazo”, afirma el proverbio. ¿Cómo superar ese temor? El proverbio continúa diciendo: “Pero el que confía en Jehová será protegido” (Proverbios 29:25). Para fortalecer tal confianza en Dios, usted debe convencerse personalmente de que Dios lo sustentará si se halla en serios apuros. Pídale a Dios que le dé el valor necesario para tomar hasta las más pequeñas decisiones relacionadas con la adoración pura. Poco a poco, su fe y confianza en Nuestro Padre Clestial aumentarán hasta el punto de que tomará decisiones importantes en armonía con la voluntad divina.
Es posible que la posición y el prestigio con que contaba Nicodemo por pertenecer a la clase gobernante también hayan sido impedimentos para dar el importante paso de repudiarse a sí mismo. Con toda probabilidad, por entonces todavía sentía gran apego por su puesto en el Sanedrín. ¿Se retrae usted de abrazar el cristianismo porque puede perder un cargo prestigioso o porque tal vez deba sacrificar sus perspectivas de obtener un ascenso? Nada de esto puede compararse con el honor de servir al Altísimo del universo, que está dispuesto a concederle las peticiones que armonicen con Su voluntad (Salmo 10:17; 83:18; 145:18).
Otra posible razón para que Nicodemo aplazara su decisión tal vez tenga que ver con su riqueza. Quizá estaba influido por los demás fariseos, “que eran amantes del dinero” (Lucas 16:14). El que pudiera permitirse comprar un costoso rollo de mirra y áloes es prueba de que disponía de medios económicos. En la actualidad, hay quienes siguen retrasando la decisión de asumir las responsabilidades cristianas porque están preocupados por sus bienes materiales. Sin embargo, Jesús aconsejó a sus seguidores: “Dejen de inquietarse respecto a su alma en cuanto a qué comerán o qué beberán, o respecto a su cuerpo en cuanto a qué se pondrán. [...] Pues su Padre celestial sabe que ustedes necesitan todas estas cosas. Sigan, pues, buscando primero el reino y la justicia de Dios, y todas estas otras cosas les serán añadidas” (Mateo 6:25-33).
Desaprovechó una gran oportunidad
Cabe señalar que en el relato sobre Nicodemo, que solo aparece en el Evangelio de Juan, no se revela si acabó abrazando el cristianismo. Según cierta tradición, Nicodemo se puso de parte de Jesús, se bautizó, fue perseguido por los judíos, desposeído de su cargo y desterrado de Jerusalén. En cualquier caso, lo que sí está claro es que por culpa de su indecisión desaprovechó una gran oportunidad.
Si hubiera comenzado a seguir a Jesús desde su primer encuentro, habría sido un discípulo íntimo del Señor. Con su conocimiento, discernimiento, humildad e inquietud espiritual podría haber sido un discípulo sobresaliente. Podría haber escuchado los asombrosos discursos del Gran Maestro, haber aprendido lecciones vitales de sus ilustraciones, haber presenciado milagros sorprendentes y haberse fortalecido con los consejos finales que dio a sus apóstoles. Pero se perdió todo eso.
Su indecisión se tradujo en una gran pérdida, incluida la afectuosa invitación de Jesús: “Vengan a mí, todos los que se afanan y están cargados, y yo los refrescaré. Tomen sobre sí mi yugo y aprendan de mí, porque soy de genio apacible y humilde de corazón, y hallarán refrigerio para sus almas. Porque mi yugo es suave y mi carga es ligera” (Mateo 11:28-30). Nicodemo desperdició la oportunidad de obtener refrigerio directamente de Jesús.

                     Jesus y Nicodemo



Por LA BIBLIA
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Volver a la página principal

Recomendar

Calendario

August 2014
M T W T F S S
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             
<< < > >>

Presentación

Crear un Blog

LA MALA AMIGA DE LA BIBLIA

                                          El fracaso de la religión

Otra razón por la cual se acepta la evolución es el fracaso de la religión convencional tanto en cuanto a lo que enseña como en cuanto a lo que hace, así como el hecho de que no representa debidamente el relato bíblico de la creación. Las personas informadas están bien al tanto del registro religioso de hipocresía, opresión e inquisiciones. Han observado que el clero ha dado apoyo a dictadores asesinos. Saben que personas de la misma religión se han matado unas a otras por millones en las guerras, mientras el clero ha apoyado a cada lado de la contienda. Por eso, no hallan razón para tomar en consideración al Dios a quien estas religiones supuestamente representan. Además, las doctrinas absurdas y antibíblicas contribuyen a este alejamiento. Ideas como las del tormento eterno —que Dios ha de asar para siempre en un infierno de fuego literal a la gente— son repugnantes a las personas que razonan.

Sin embargo, tales enseñanzas y acciones religiosas no solo repugnan a las personas razonantes, sino que, según lo que la Biblia indica, también repugnan a Dios. Ciertamente la Biblia denuncia con franqueza la hipocresía de ciertos líderes religiosos. Por ejemplo, dice de ellos: “Ustedes también, por fuera realmente, parecen justos a los hombres, pero por dentro están llenos de hipocresía y de desafuero” (Mateo 23:28). Jesús dijo a la gente común que el clero de ellos estaba compuesto de “guías ciegos” que enseñaban, no lo que viene de Dios, sino mandatos contrarios, “mandatos de hombres como doctrinas” (Mateo 15:9, 14). De manera parecida, la Biblia condena a los religiosos que “declaran públicamente que conocen a Dios, pero [que] por sus obras lo repudian” (Tito 1:16). Así, a pesar de lo que afirman, las religiones que han promovido o aprobado tácitamente la hipocresía y el derramamiento de sangre no provienen de Dios, ni lo representan. En vez de eso, a tales sistemas se les llama “falsos profetas”, y se les compara con árboles que producen “fruto inservible”. (Mateo 7:15-20; Juan 8:44; 13:35; 1 Juan 3:10-12.)

Además, muchas religiones han capitulado en lo que se refiere a la evolución, y así han dejado sin alternativa a sus seguidores. Por ejemplo, la New Catholic Encyclopedia declara: “La evolución general, hasta del cuerpo del hombre, parece ser el más probable relato científico de los orígenes”13. En una reunión en el Vaticano, 12 doctos que representaban al más encumbrado cuerpo científico de la Iglesia Católica concordaron en esta conclusión: “Estamos convencidos de que cantidades masivas de prueba ponen más allá de disputa seria la aplicación del concepto de la evolución al hombre y a otros primates”14. Con tal apoyo religioso, ¿es probable que miembros no informados de tal iglesia opongan resistencia, aunque en realidad “cantidades masivas de prueba” no apoyan la evolución, sino, al contrario, realmente apoyan la creación?

El vacío que esto crea suele ser llenado por el agnosticismo y el ateísmo. La gente, al dejar de creer en Dios, acepta la evolución como la alternativa. Hoy día, en varios países el ateísmo basado en la evolución es hasta la política oficial del Estado. Por mucha de esta descreencia se puede responsabilizar a las religiones de este mundo.

A lo dicho se puede añadir que algunas doctrinas religiosas hacen que la gente crea que la Biblia enseña cosas que contradicen la realidad científica, y por eso la gente rechaza al Dios de la Biblia. Por ejemplo, como ya se señaló en un capítulo anterior, hay quienes alegan, erróneamente, que la Biblia enseña que la Tierra fue creada en seis días literales de 24 horas, y que solo tiene 6.000 años de existencia. Pero la Biblia no enseña estas cosas.

‘Ver es creer’

Hay personas que sinceramente rechazan el concepto de un Creador porque piensan que, como se ha dicho, ‘ver es creer’. Si algo no puede ser visto ni medido de alguna manera, entonces esas personas quizás piensen que no existe. Es verdad que en la vida diaria reconocen la existencia de muchas cosas que no pueden ser vistas, como la electricidad, el magnetismo, las ondas de radio o televisión, y la fuerza de gravedad. Sin embargo, esto no altera su punto de vista, porque todas estas cosas todavía pueden ser medidas o percibidas por otros medios físicos. Pero no hay manera física de ver ni medir a un Creador, o Dios.

No obstante, como hemos visto en capítulos anteriores, hay razón sólida para creer que un Creador invisible sí existe, porque podemos observar la prueba, los resultados físicos de su actividad. Notamos esto en la perfección y complejidad técnicas de la estructura atómica, en el universo magníficamente organizado, en el singular planeta Tierra, en los asombrosos diseños de los organismos vivos, y en el imponente cerebro humano. Estos son efectos que tienen que haber tenido una causa adecuada que dé cuenta de su existencia. Hasta los materialistas aceptan esta ley de causa y efecto en todos los demás asuntos. ¿Por qué no aceptarla también en cuanto al universo físico mismo?

Sobre este punto, nada es más diáfano que el argumento sencillo de la Biblia: “Desde que el mundo es mundo, lo invisible de [el Creador], es decir, su eterno poder y su divinidad, resulta visible para el que reflexiona sobre sus obras” (Romanos 1:20, Nueva Biblia Española). En otras palabras, la Biblia razona de efecto a causa. La creación visible, “sus obras” imponentes, son un efecto patente que tiene que haber tenido una causa inteligente. Esa causa invisible es Dios. Además, como Hacedor de todo el universo, el Creador indudablemente posee poder tan enorme que los humanos de carne y sangre no deberían esperar ver a Dios y sobrevivir. Como la Biblia comenta: “Ningún hombre puede ver [a Dios] y sin embargo vivir”. (Éxodo 33:20.)

Otra razón de importancia por la cual no creen

Hay otra razón de importancia por la cual muchas personas dejan de creer en Dios y aceptan la evolución. Esa razón es el mucho sufrimiento que existe. Por siglos ha habido muchísima injusticia, opresión, crimen, guerra, enfermedades y muerte. Muchas personas no entienden por qué le han sobrevenido todas estas penalidades a la familia humana. Les parece que un Creador todopoderoso no habría permitido tales cosas. Puesto que estas condiciones sí existen, esas personas piensan que Dios no pudiera existir. Así, cuando se les presenta la evolución, la aceptan como la única alternativa, muchas veces sin efectuar mucha investigación.

Entonces, ¿por qué permitiría tanto sufrimiento un Creador todopoderoso? ¿Será para siempre así? Entender la respuesta a este problema permitirá que uno, en cambio, comprenda la razón más profunda, oculta a la vista, de por qué la teoría de la evolución se ha generalizado tanto en nuestro tiempo.

 

 

labiblia
 
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados