Los ángeles... ¿afectan su vida?

Publicado en por LA BIBLIA

1209.jpeg¿EN VERDAD existen los ángeles, o son solo imaginación? Si existen, ¿pueden afectar su vida?
Solo hay una fuente confiable de información sobre tales preguntas. Esa es el Registro inspirado que Dios ha dado a la humanidad: su Palabra, la Santa Biblia. De ella escribió el apóstol Pablo: “Toda Escritura es inspirada de Dios y provechosa [...] para rectificar las cosas”. (2 Timoteo 3:16.)
Por eso, podemos confiar en que la Biblia nos dará la respuesta franca y verdadera respecto a si los ángeles existen y si nos afectan o no. De seguro el Creador del universo puede decirnos si hubo ángeles entre lo creado por él.
¿Existen los ángeles?
La Biblia dice claramente: “[Dios] hace a sus ángeles espíritus”. (Hebreos 1:7.) Eso indica que el Creador tiene criaturas espirituales, o espíritus, en la región celestial. No las podemos ver, y son poderosas. (Salmo 104:4; 2 Pedro 2:11.)
¿Quería Dios que los ángeles fueran simplemente entidades impersonales, imprecisas? Si así fuera, ¿por qué muestra la Biblia que los ángeles sienten? Por ejemplo, nos dice que al colocarse el fundamento de la Tierra “gozosamente clamaron a una, y todos los hijos de Dios [los ángeles] empezaron a gritar en aplauso”. (Job 38:4-7.)
Parece que, como las criaturas terrestres inteligentes de Dios, las criaturas espirituales inteligentes, los ángeles, tienen su propia personalidad. Aunque la Biblia da los nombres de solo dos ángeles (Miguel y Gabriel), el que los ángeles tengan nombre destaca su individualidad. (Lucas 1:11, 19, 26; Judas 9.) La Biblia condena vigorosamente la adoración de ángeles, y eso incluye el orarles. En vez de aconsejarnos que oremos a ángeles, el apóstol Pablo nos dice: “En todo, por oración y ruego junto con acción de gracias, dense a conocer sus peticiones a Dios”. (Filipenses 4:6; Revelación 19:10; 22:8, 9.)
Pero ¿se programó a los ángeles para que no pudieran seleccionar personalmente entre lo correcto y lo incorrecto, como robots sin mente propia? No; los ángeles tienen libre albedrío, como los humanos. Por ejemplo, cuando ciertos ángeles violaron las leyes de Dios en los días de Noé, Dios los rechazó, y fueron echados de las cortes celestiales divinas. Su desobediencia fue un obvio despliegue de individualidad angelical. (Génesis 6:1, 2; 2 Pedro 2:4; Mateo 25:41.)
Así, la Biblia nos da información útil sobre el origen, la existencia y la naturaleza de los ángeles. El ir más allá de lo que la Palabra de Dios dice de ellos pudiera llevar a pensamiento inútil sobre cuestiones para las cuales la Biblia no tiene respuesta. Se pudiera llegar hasta a dar indebida atención o adoración a los ángeles. (Colosenses 2:18.) La Biblia nos recuerda que ‘nos aseguremos de las cosas más importantes’ y que no vayamos ‘más allá de lo que ya se ha declarado como buenas nuevas’. (Filipenses 1:10; Gálatas 1:8.)
Los ángeles en el propósito de Dios
Aunque muchos concuerden respecto al origen y las características de los ángeles, pocos realmente están al tanto de por qué existen y cómo nos afectan hoy.
En la Biblia, las dos palabras que se usan para “ángel” son mal·’ákj (hebreo) y ág·gue·los (griego). Ambos términos significan “mensajero”. Nos señalan una de las funciones de los ángeles. Sirven de mensajeros, o correos, entre Dios y el hombre.
Por ejemplo, fue por un ángel como Abrahán recibió un mensaje acerca de su hijo Isaac y la bendición que vendría mediante él, una que nosotros podemos recibir. (Génesis 22:11-17.) Por un ángel se estableció comunicación con Moisés. (Hechos 7:37, 38.) Dios también dio instrucciones al profeta Elías mediante un ángel. (2 Reyes 1:3.) Y un ángel se apareció a José, el padre adoptivo de Jesús, para darle instrucciones especiales acerca del niño. (Mateo 2:13.)
También se ha enviado a ángeles para proteger al pueblo de Dios: “El ángel de Jehová está acampando todo en derredor de los que le temen, y los libra”. (Salmo 34:7.) Por ejemplo, un ángel soltó de la prisión al apóstol Pedro. (Hechos 12:6-11.) Dos ángeles sacaron a Lot y sus hijas de la zona de Sodoma y Gomorra y les ayudaron a escapar de aquella destrucción. Pero la esposa de Lot no obró en plena armonía con los ángeles, de modo que fue destruida junto con aquellas ciudades. (Génesis 19:1-26.)
La Biblia menciona muchos otros casos de ayuda angelical, lo cual refuerza lo que se declara en Hebreos 1:7 y 14: “Respecto a los ángeles dice: ‘Y hace a sus ángeles espíritus, y a sus siervos públicos una llama de fuego’. ¿No son todos ellos espíritus para servicio público, enviados para servir a favor de los que van a heredar la salvación?”.
Un ángel dio gran consuelo a Jesús. La noche antes de su muerte, Jesús sabía lo que le esperaba: que lo traicionarían y lo golpearían y experimentaría una muerte cruel. Necesitaba fortaleza para aguantar aquella prueba de su integridad. En aquel tiempo crítico, un ángel se le apareció ‘para fortalecerlo’. ¡Qué bendición tiene que haber sido para Jesús aquel consuelo angelical! Como resultado, aunque experimentó tanta angustia que “su sudor se hizo como gotas de sangre que caían al suelo”, pudo aguantar con fidelidad hasta la muerte. (Lucas 22:43, 44.)
Dios también ha utilizado a ángeles para aniquilar a los enemigos de su pueblo. Cuando la Potencia Mundial Asiria amenazó a los adoradores de Dios de la antigüedad, sucedió lo siguiente: “Aconteció que en aquella noche el ángel de Jehová procedió a salir y a derribar a ciento ochenta y cinco mil hombres en el campamento de los asirios. Cuando unas personas se levantaron muy de mañana, pues, allí todos eran cadáveres muertos”. (2 Reyes 19:35.) Considere el impresionante poder de los ángeles: ¡solo se necesitó un ángel para ejecutar a 185.000 opositores de Dios y de su pueblo!
El blasfemador Herodes experimentó también el poder de un ángel. Cuando Herodes empezó a verse como un dios, “al instante el ángel de Jehová lo hirió, porque no dio la gloria a Dios; y llegó a estar comido de gusanos, y expiró”. (Hechos 12:21-23.)
Se nos informa que pronto, cuando Dios ponga fin a todo este inicuo sistema de cosas, utilizará de nuevo como ejecutores a los ángeles. “El Hijo del hombre enviará a sus ángeles, y ellos juntarán de su reino todas las cosas que hacen tropezar, y a los que cometen desafuero, y los arrojarán en el horno de fuego.” (Mateo 13:41, 42.)
Como se ve, los ángeles difieren mucho del concepto que de ellos tienen muchas personas. El Dr. Manfred Barthel, autor alemán de escritos religiosos, declaró: “Si queremos imaginarnos a los ángeles del Señor como los vieron los autores del Antiguo Testamento, primero tendremos que olvidarnos de los querubines con hoyuelos [...] que adornan nuestras tarjetas de Navidad” (What the Bible Really Says).
¿Cómo le afectan los ángeles?
Sin embargo, queda la pregunta: ¿Qué están haciendo los ángeles hoy? ¿Nos afectan ahora mismo? ¡Podemos estar seguros de ello!
Recuerde que en su profecía acerca de “El fin de los tiempos” Jesús predijo: “Cuando el Hijo del hombre llegue en su gloria [con el poder del Reino], y todos los ángeles con él, entonces se sentará sobre su glorioso trono. Y todas las naciones serán reunidas delante de él, y separará a la gente unos de otros”. (Mateo 24:3; 25:31, 32.)
¿Cómo se efectuará esta separación de la gente? Jesús predijo: “Estas buenas nuevas del reino se predicarán en toda la tierra habitada para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin”. (Mateo 24:14.) Sí, Dios utiliza a su pueblo en la Tierra para efectuar esta predicación mundial.
“Así es como será en la etapa final en el tiempo del Fin: saldrán los ángeles y separarán a los malos de entre los justos.” (Mateo 13:49.)
La gente reacciona de diferentes maneras a la predicación que dirigen los ángeles hoy. Algunas personas dicen que están demasiado ocupadas para escuchar, o sencillamente se niegan a hacerlo. Otras manifiestan vacilación o indecisión. Sin embargo, muchas personas de corazón sincero y honrado, que se preocupan por su futuro, han respondido de buena gana.  “tienen conciencia de su necesidad espiritual” y tienen ‘hambre de justicia’. (Mateo 5:3, 6.) Muchas experiencias muestran que con frecuencia los ángeles dirigen a los siervos de Dios a ponerse en comunicación con esas personas de corazón sincero y llevarles el mensaje de la salvación. En símbolos, Revelación 14:6 describe a un “ángel que volaba en medio del cielo” y que tenía “buenas nuevas eternas que declarar como noticias gozosas a los que moran en la tierra”. ¡Eso está sucediendo ahora mismo! ¿Qué efecto tendrá en su futuro?
Ángeles en su futuro
La Biblia muestra claramente que nuestros tiempos son “los últimos días” del mundo actual. (2 Timoteo 3:1-5.) También nos informa que hay ángeles ahora “de pie sobre los cuatro ángulos de la tierra, reteniendo los cuatro vientos de la tierra”. (Revelación 7:1.) ¿Qué significa este simbolismo?
Porque están en los “ángulos” de la Tierra, los ángeles pueden soltar “vientos” destructivos desde toda dirección. Ninguna parte de la Tierra será perdonada, lo que significará “daño” o destrucción para este malvado mundo y todos sus apoyadores. ¡Así se muestra que los ángeles de Dios están listos para entrar en acción cuando se dé la señal! (Revelación 7:3; 19:11-21.)
Sin embargo, vendrá “daño” destructivo solo a los que no responden al mensaje que con apoyo de los ángeles se predica ahora por toda la Tierra. No habrá daño para los que buscan a Dios y escuchan el mensaje del Reino. A estos se les conservará vivos, pues la Palabra de Dios dice: “Busquen a Jehová, todos ustedes los mansos de la tierra [...] Busquen justicia, busquen mansedumbre. Probablemente se les oculte en el día de la cólera de Jehová”. (Sofonías 2:3.)
Entonces, ¿qué les sucederá a esos “mansos”? Salmo 37:11 dice: “Los mansos mismos poseerán la tierra, y verdaderamente hallarán su deleite exquisito en la abundancia de paz”. ¿Por cuánto tiempo? “Los justos mismos poseerán la tierra, y residirán para siempre sobre ella.” (Salmo 37:29.) Eso significa que será posible la vida eterna en una Tierra que será transformada en un paraíso, como lo indicó Jesús. (Lucas 23:43.)nbvrty.jpeg
Entonces, su pregunta debería ser: ‘¿Cuál será mi futuro?’. La respuesta depende de cómo reaccione a la dirección angelical. ¿Escuchará y responderá cuando se le presente el mensaje que los ángeles respaldan? Si lo hace, estará entre los que pueden mirar con confianza al futuro, pues tienen esta promesa segura de Dios: “El mundo va pasando, y también su deseo, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre”. (1 Juan 2:17.)

Comentar este post