Cómo puede usted tener éxito

Publicado en por LA BIBLIA

Cómo puede usted tener éxito TAL como los padres se interesan por sus hijos y desean que les vaya bien en la vida, nuestro Padre celestial también se interesa por nosotros y desea que nos vaya bien. Como muestra de su tierno interés por la humanidad, él nos ha dejado mucha información sobre lo que es el éxito y el fracaso. Refiriéndose a la persona que presta atención a Dios, la Biblia declara sin rodeos: “Todo lo que haga tendrá éxito” (Salmo 1:3). Pero entonces, ¿por qué hay tantas personas a las que la vida no les sonríe, que no son felices ni se sienten realizadas? Analicemos con detalle unos versículos de este salmo para hallar la respuesta y ver lo que podemos hacer nosotros a fin de gozar también de una vida plena. “El consejo de los inicuos”(malo)  El salmista advierte del peligro de andar en “el consejo de los inicuos” (Salmo 1:1). El ser más “inicuo” que existe, el más perverso, es Satanás, el Diablo (Mateo 6:13). Las Escrituras nos dicen que él es “el gobernante de este mundo” y que “el mundo entero yace en el poder del inicuo” (Juan 16:11; 1 Juan 5:19). Por eso no es de extrañar que muchos de los consejos que se ofrecen en el mundo reflejen el criterio de ese ser perverso. ¿Qué tipo de consejos ofrecen los inicuos? La gente mala en general le falta al respeto a Dios (Salmo 10:13). Sus consejos, que pasan por alto a Dios o le faltan al respeto, se oyen por todas partes. La sociedad moderna promueve “el deseo de la carne y el deseo de los ojos y la exhibición ostentosa del medio de vida de uno” (1 Juan 2:16). Los medios de comunicación nos bombardean con la filosofía materialista de “sacar el máximo partido a la vida”. En todo el mundo, las empresas gastan anualmente más de 500.000 millones de dólares en publicidad para persuadir a la gente de que compre sus productos, los necesite o no. Y esta propaganda no solo ha cambiado los hábitos de consumo, sino que ha distorsionado el concepto que el mundo tiene de lo que es el éxito. Eso explica por qué muchas personas, aun poseyendo cosas con las que años atrás solo se podía soñar, todavía ambicionan más. Su insaciable sed de bienes materiales les hace creer que no podrán sentirse felices o satisfechos a menos que los consigan. Tal modo de pensar es totalmente falso y “no se origina del Padre, sino que se origina del mundo” (1 Juan 2:16). Nuestro Creador sabe lo que nos hará verdaderamente felices, y lo que él nos recomienda difiere mucho del “consejo de los inicuos”. Por tanto, querer obtener la aprobación de Dios siguiendo la senda mundana del éxito es como tratar de ir por dos caminos distintos al mismo tiempo. Es imposible. Con razón dice la Biblia: “No se adapten a los criterios de este mundo” (Romanos 12:2, Biblia de América).Para el mundo el exito lo logran ..cuando ven sus resultados , buen nombre, riquezas, exitos, nosotros en cambio logramos el exito cuando ponemos las cosas en las manos de Dios, no importa si vemos el resultado, nuestra fe sabe que esta en las mejores manos y cuando decimos que se haga tu voluntad, estamos diciendo que se haga de acuerdo a la desicion que Dios tiene , aunque nosotros no veamos los resultados inmediatos, pero si somos exitosos, por que hemos confiados en Dios, y eso no lo logra ninguna universidad,  solo lo que importa es que Dios este contento con nuestra aptitud.

Comentar este post